Lo que NO Debe Hacer un Community Manager

lo que no debe hacer un community manager

Ser community manager se ha convertido en una profesión “Mainstream”. Todos quieren estar detrás de las redes sociales de una compañía conocida, trabajar desde casa y, por qué no, tener un tiempo libre en medio de la jornada para dedicarse a otros asuntos. Pero ser community manager es mucho complejo que lo que dicta el pensamiento popular.

Se trata también de administrar una comunidad en redes sociales, conocer en profundidad el funcionamiento de Social media, atender las carencias de los usuarios y proyectar una imagen favorecedora de la empresa.

He aquí, lo que no debe hacer un community manager, la persona que se encarga de las redes sociales de una marca.

Ignorar solicitudes

Aún cuando sea sencillo perderse entre reclamaciones, comentarios e inquietudes, un community manager tendrá que estar preparado para aceptar solicitudes en horario de trabajo, canalizarlas y brindar un mensaje útil para que sea resuelta.

La atención al cliente en redes sociales es fundamental pues complementa medios tradicionales como el teléfono y el correo electrónico.

Exponer asuntos personales

Los textos de microblogging, posts, imágenes y encuestas serán enfocados hacia los productos, servicios y valores de la marca y no a la vida sentimental ni personal del encargado de redes sociales.

Si fuera preciso, el community dejará de usar sus redes personales cuando administre campañas social media de la empresa.

Perder la creatividad

A menudo las redes corporativas pueden parecer muy comerciales, en especial para el usuario que busca entretenimiento en este tipo de plataformas, pero que aún así estima el contenido de marcas.

Para cerrar la apreciación meramente comercial y proporcionar variedad a los contenidos, el community no podrá perder la creatividad y en cambio, contará con un mensaje ameno para compartir relacionado con la empresa, ya sea en imágenes o textos.

Procesar de mala manera los comentarios negativos

Siempre es conveniente tener un as bajo la manga, y en el caso del community manager, una tenacidad innata para solventar, incluso, los comentarios negativos de los usuarios.

No está bien alimentar la ira del usuario con respuestas poco francas, si la incomodidad es responsabilidad de la empresa. Cuando atacan los trolls con mensajes ofensivos sin sustento alguno, es mejor sacar a relucir el ingenio en forma de palabras.

Dejar de aprender

Con la aceptación de las redes sociales, surgieron herramientas Web para que su administración sea más práctica, con la ventaja de poder gestionar múltiples cuentas y programar lotes de contenido.

Un community manager no dejará de aprender acerca de estas practicidades, ni evitará la realización un curso de marketing en social media, si es que fuera necesario para incrementar la notoriedad de la empresa.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *